viernes, 18 de abril de 2014

IDENTIDAD PERSONAL



La identidad personal es  el conjunto de características psicosomáticas que nos permite diferenciarnos a unos de otros. Responde a la pregunta  ¿Quién soy? ¿En qué me diferencio de los demás?
Construcción de la identidad.  En la construcción de nuestra identidad personal, podemos decir que es la adolescencia cuando surgen las primeras respuestas tentativas a la pregunta de ¿quién soy yo?, respuestas que vamos a estar revisando y actualizando por el resto de nuestras vidas. La identidad personal es un proceso que comienza a esbozarse en la infancia y se construye a lo largo de la vida.
Dimensiones de la identidad personal
BIOLÓGICA
PSICOLÓGICA
ESPIRITUAL
SOCIOCULTURAL
Se refiere a las características físicas externas, genéticas y hormonales (internas) que se  posee y poseerá  después de haber concluidos los cambios de la adolescencia.
Las características genéticas están dadas al momento de la fecundación y son únicas.
Todos los seres humanos tenemos características psicológicas distintas, es decir, pensamos y sentimos de manera diferente.
Tiene que ver con la búsqueda de un sentido de trascendencia y del sentido profundo de la existencia.
Esta búsqueda integra valores.
Se refiere a la presencia de la persona en relación con los demás, el sentido de pertenencia a un grupo.
El primer grupo al que pertenece la persona es la familia.
Pérdida de identidad. Si no se resuelve bien la crisis de identidad se puede aceptar una identidad creada por los padres, los amigos, o la autoridad. La falsa identidad  pone en contradicción actos, pensamientos y emociones, elimina la pasión y rebaja la autoestima.
Logro de Identidad. Construir identidad consume energías hasta que al final se convierten en el logro. Caer en la falsa identidad es fácil: asumir como propios planes ajenos, eludir el compromiso, como una hoja arrastrada por el viento o cambiar de colores según la ocasión, como el camaleón, diferir la resolución de la crisis produce parálisis por exceso de análisis.

miércoles, 26 de marzo de 2014

VIOLENCIA FAMILIAR



1. Definición de violencia familiar. Son los actos de maltrato físico y psicológico que atentan contra el normal desarrollo de la persona y que se da entre los miembros de una familia.
2. Protagonistas de la violencia familiar
Los cónyuges, convivientes, padres e hijos, tutores a menores bajo su responsabilidad, otros familiares hasta el cuarto grado de consanguinidad y 2do de afinidad, que vivan bajo el mismo techo.
3. Entidades están encargadas de recibir las denuncias de Violencia Familiar.

  • La Policía Nacional
  • El Ministerio Público (Fiscalías de Familia).
  • Poder Judicial (Juzgados de Familia).
4. ¿Quiénes son los más afectados en casos de Violencia Familiar?
Es la Familia en su integridad, llegando a ser los más vulnerables los hijos, viéndose afectados estos en su desarrollo emocional e integral.
5. Causas que ocasionan la Violencia Familiar
  • La falta de comunicación entre los miembros de la familia.
  • El machismo en la sociedad.
  • La falta de comprensión entre los cónyuges y convivientes.
  • Los problemas económicos.
  • Familias provenientes de un hogar disfuncional.
  • Problemas de alcohol y drogadicción.
6. Consecuencias de la Violencia Familiar
  • Daños en la salud (físicos y psicológicos).
  • Ausentismo laboral y/o escolar.
  • Pérdidas económicas para la familia.
  • Aumento de los problemas sociales (Alcoholismo, drogadicción, pandillaje).
  • Continuación del ciclo de la Violencia Familiar que se repiten de padres a hijos.

7. Instituciones de ayuda en caso de Violencia Familiar
Los centros de emergencia mujer del Ministerio de la Mujer.
Los consultorios jurídicos gratuitos del Ministerio de Justicia.
Las casas refugio para las víctimas de Violencia Familiar de organizaciones sociales que enfrentan está problemática.
8. ¿Por qué el Estado protege a las personas que son víctimas de violencia familiar?
Porque la familia es la célula básica de la sociedad y la Violencia Familiar destruye a las familias llevando progresivamente a una descomposición de la sociedad en su conjunto.
9. ¿El agresor en casos de Violencia Familiar pueden rehabilitarse?
Si lo pueden hacer con apoyo psicológico y terapias continuas.

CICLO FAMILIAR



La familia es un conjunto de personas que conviven y comparten lazos de amor, respeto y/o  sangre.                       
El ciclo vital familiar está inmerso en la cultura y costumbres a la que pertenece la familia y pasa  por diferentes etapas.
1. Constitución de la pareja. Con la formación de una pareja queda constituido un nuevo sistema, que será el inicio de una nueva familia. Este nuevo sistema de pareja tendrá características nuevas y propias. A su vez cada uno de los miembros de la pareja traerá creencias, modalidades y expectativas que habrán heredado de sus propias familias de origen. Al formar un nuevo sistema tendrán que examinar cada una de éstas y negociar para establecer su nueva identidad como una nueva familia; aceptando las diferencias y manteniendo sus individualidades. En la evolución de una pareja habrá diferentes etapas, momentos de tranquilidad y otros de crisis.
2. Nacimiento y crianza. El nacimiento de un hijo crea muchos cambios tanto en la relación de pareja como en toda la familia. Aparecen nuevos roles y funciones: madre, padre y con ellos los de la familia extensa: abuelos, tíos, primos, etc.
Las funciones de los padres se diferencian para poder brindarle al niño la atención y cuidados que necesita. La madre se unirá con el bebé, interpretando y descifrando sus demandas de cuidado y alimentación. Esta unión es normal y necesaria para la buena evolución de toda la familia.
3. Hijos en edad escolar. Esta es una etapa crucial en la evolución de la familia. Es el primer desprendimiento del niño del seno familiar. Se unirá a una nueva institución con maestros y compañeros y realizará nuevas actividades fuera del hogar. En cierta medida es la puesta a prueba de todo lo que la familia inculcó en los primeros años al niño (límites, relación con la autoridad y pares…). La red social del niño se amplía y se comenzará a relacionar con otros adultos significativos (maestros). Estas nuevas experiencias pueden ser transmitidas al niño como algo bueno, donde el crecimiento tiene una connotación positiva o pueden ser vividas como una pérdida o un abandono, lo cual hará que el niño se encuentre en una situación muy conflictiva (de elección entre familia y afuera) y dificulte su adaptación.
Por otro lado los padres tendrán por primera vez una imagen externa de su hijo, la imagen que le transmitirán los maestros.
4. Adolescencia. Es una etapa de grandes crisis para la mayoría de los individuos y las familias. Se producen grandes cambios en todos los integrantes del núcleo familiar y en la relación de éstos con el exterior.
  • Dificultad de los padres para poner los límites adecuados. Esto lo podemos ver en padres que se transforman en “amigos” de sus hijos, sin una clara diferencia de roles, dejando “huérfano” al adolescente.
  • Dificultad para permitir la salida (desprendimiento) del adolescente del seno familiar.
5. Salida de los hijos del hogar
Esta nueva etapa está marcada por la capacidad de la familia de origen para desprenderse de sus hijos y de incorporar a nuevos individuos como el cónyuge y la familia política. Los hijos entraran en una nueva etapa donde deberán formar su propia familia,  para poder continuar el ciclo vital.
6. Edad Madura. La pareja se enfrentará a nuevos desafíos. Por un lado el reencuentro entre ellos, dado por la salida de los hijos del hogar y por el cese laboral. De las características de este encuentro dependerá que la pareja continúe unida o no. Por otro lado deberán afrontar cambios no solo en lo individual sino también a nivel familiar.
Dentro de las familias aparecerán nuevos roles: abuelo/a. Este nuevo rol les permite a los padres, ahora abuelos, tener un
contacto más libre y placentero con los nietos que lo que tenían con sus propios hijos.
7. Ancianidad. Cada uno de los integrantes sufrirá cambios a nivel corporal (mayor fragilidad, enfermedades crónicas, etc.) y/o emocional (pensamientos con respecto a la muerte, pérdida de seres queridos, etc.).Todo esto requiere de un tiempo de procesamiento.
En esta etapa del ciclo vital suele haber un revés en cuanto a quién proporciona los cuidados físicos, emocionales e incluso económicos de los padres. Las características de estos nuevos vínculos dependerán de cómo se establecieron las relaciones a lo largo de la historia familiar.

ADAPTACIÓN Y ACEPTACIÓN EN LA ADOLESCENCIA






La adaptación es un proceso por el cual un el adolescente modifica sus patrones de comportamiento para ajustarse a las normas imperantes en el medio social en el que se mueve.
La aceptación  es la acción del adolescente de recibir de manera voluntaria y de acuerdo una cosa, un objeto, una noticia y más. Por ejemplo, cuando queremos dar cuenta que una persona recibió conforme las disculpas de otra que lo había agredido, se suele decir, que tal le aceptó las disculpas del caso a tal otro.
Uno de los principales cambios que se viven en la adolescencia tiene que ver con la aceptación y adaptación al nuevo cuerpo, ese cuerpo que es diferente al que se tenía de niño o niña.
Todos los cambios físicos y la rapidez con que se viven, generan sentimientos de preocupación y ansiedad. ¿Será normal lo que me está pasando?, ¿por qué mi cuerpo se ve tan raro?, ¿por qué ahora me muevo con torpeza?, ¿les pasará lo mismo a otras/os?, son preguntas comunes en los jóvenes.           
Esta situación provoca una especie de aislamiento (un ejemplo de esto es que se prefiere pasar mucho tiempo a solas encerrado/a en el cuarto) y a la vez a una exploración constante del cuerpo. También surgen sensaciones de vergüenza e incomodidad, especialmente por la creencia de que las demás personas están muy pendientes de cómo se luce y por las bromas, burlas o chistes que a veces se reciben ante las transformaciones del cuerpo.
Esto también genera que se le dedique mucho tiempo y atención a la apariencia física, probando nuevas formas de vestir, peinarse, hablar, caminar, con la intención de mostrarse más atractivo(a) y ser aceptado(a). La nueva apariencia no solo modifica la relación y la imagen que se tiene de una/o misma/o, sino que también produce cambios en las relaciones con las otras personas. Esto porque al dejar atrás el cuerpo de niño o niña, las personas adultas los perciben de manera diferente, y esperan que "si su cuerpo es de grande, actúen como grande", lo que puede causar problemas si se delegan responsabilidades para las que emocionalmente no están preparados.          
Otra situación que suele pasar es que se genere un distanciamiento físico entre el o la adolescente y sus padres o personas adultas cercanas, a diferencia de la época infantil en la que solían intercambiar besos, caricias y abrazos. Esta distancia física puede resultar muy dolorosa para ambas partes.
Conforme va pasando el tiempo, y se logra conocer y explorar el cuerpo, las preocupaciones van disminuyendo y se va viviendo una mayor aceptación y comodidad corporal. En los últimos años de la adolescencia, generalmente se experimentan sentimientos de tranquilidad con respecto al propio cuerpo, lo cual permite una integración del esquema corporal (imagen interna que tenemos de nuestro propio cuerpo).   
Es definitivo que la forma en cómo se viven y sienten todos estos cambios físicos, así como la reacción de las personas que nos rodean ante ese nuevo cuerpo, van a determinar la autoestima y el auto concepto que tengamos de nosotras/os mismas/os. Otro proceso propio de la etapa adolescente es la adquisición de nuevas capacidades de pensamiento. Lo que sucede es que en la infancia, se tiene un pensamiento de tipo concreto, es decir centrado en una sola cosa a la vez y basado en el aquí y ahora de la realidad (lo que se ve).      En cambio, en la adolescencia se adquiere una forma de pensar de tipo formal o hipotético-deductivo, con la cual se puede razonar e ir más allá de las experiencias concretas. De esta forma, las y los adolescentes se interesan en problemas que no tienen que ver con su realidad cercana, desarrollan su capacidad crítica, piensan en valores y consecuencias a largo plazo, disfrutan de la capacidad de reflexionar y explorar sus sentimientos y pensamientos, entre otras cosas.